Practicar yoga

La importancia de la gratitud en la práctica del yoga

La importancia del agradecimiento en el Yoga Tibetano Lu Jong

La gratitud es algo que a menudo olvidamos día a día. Por supuesto, tratamos de mantenerlo, apreciamos tener cosas que queremos, como buenas acciones, y estamos agradecidos de no tener cosas que no queremos. Pero no importa cuánto intentes mantenerlo, es fácil perderlo en la vida cotidiana; la gratitud a menudo se desvanece como la ligereza cuando las llaves del coche se pierden en los cojines del sofá.

La gratitud en el día a día y en el yoga

La gratitud es una virtud o ley que manifiesta gratitud, aprecio y gratitud. Se considera la primera ley de la atracción, un trampolín desde el cual el camino hacia la autoconciencia gana impulso de momento a momento. Esto es lo que nos permite crecer como seres humanos.

Cuando se trata de yoga, algunos pueden asumir que la gratitud significa dar un consejo a tu instructor al final de la clase. Sin embargo, la gratitud y el yoga van de la mano, y uno afecta al otro. En realidad, esto tiene mucho sentido, dado que tanto la gratitud como el yoga son fuertes defensores de la autoconciencia y la conciencia: están en el mismo equipo, enseñándonos a cada uno de nosotros cómo entrar en la vida más fácilmente, en lugar de encontrar la vida y perder. vista de aquello por lo que estamos agradecidos.

El yoga promueve el bienestar físico y emocional de una persona. Y, como han demostrado los estudios, también lo es la gratitud. Como si ambos fueran vitaminas para el alma.

El yoga y la gratitud mejoran la capacidad de una persona para lidiar con el estrés (que afecta directamente la salud física) y mejora la forma en que una persona se comunica con los demás. Ambos también liberan al cuerpo de emociones negativas, reemplazándolas por positivas. Cuando eso sucede, la buena salud se crea por sí sola.

Muchas personas probablemente encuentran gratitud al hacer ejercicio al final de un entrenamiento, agradecidas de que su extenuante rutina haya terminado y sintiéndose renovadas. Pero el yoga no es solo ejercicio, ni es solo ejercicio.

El yoga tibetano y el mantra de la gratitud

El yoga y la gratitud están en la misma onda, como si salieran del caparazón del pensamiento positivo. La gratitud, porque es una forma de ver las cosas, y el yoga, porque enseña a las personas a aceptar el momento presente, son naturalmente capaces de mejorarse mutuamente. La gratitud es una forma de apreciar profundamente todo el espectro de la vida: lo bueno y lo malo, la alegría y el sufrimiento. El yoga proporciona una práctica consciente que invita a la persona a responder a todo el espectro de la vida desde el lugar más elevado dentro de sí mismo. La gratitud enseña a las personas a tener paz mental. También lo es el yoga. Dado que tanto la gratitud como el yoga se nutren mutuamente, practicarlos juntos aumentará el bienestar de cada uno de ellos. El yoga es una práctica que abre la puerta a la fuente de gratitud que hay dentro de ti.

Pero la gratitud no se limita al yoga, por supuesto. Estar agradecido en todos los aspectos de la vida es clave para el bienestar de una persona. Apreciar a tu familia, tus amigos, tu trabajo y todo lo que contribuya a la felicidad facilita tu salud física y emocional.

Pero al igual que otras cosas que son importantes para la salud (ejercicio, nutrición adecuada, sueño adecuado), el concepto de gratitud puede ser difícil de cumplir. Como ya se mencionó, la gratitud se puede perder fácilmente en el sofá de la vida. Pero hay algunos trucos artesanales destinados a ayudar a que florezca la gratitud.

Tómate unos momentos al día, tal vez cinco o diez minutos, para pensar en lo que valora hoy que puede ser útil. Otra cosa que puede ser muy útil es conseguir un cuaderno pequeño y anotar tres o cinco pequeñas cosas por las que estás agradecido, como el sol, tiempo para pensar, ropa limpia y tazas de té calientes. Escribir es una gran herramienta para la autorreflexión, escribir pensamientos sobre aquello por lo que estás agradecido te ayuda a cultivar la gratitud. Tanto en lo que respecta a la forma en que pensamos que depende de nuestra salud y bienestar general, programar nuestro cerebro programará nuestras vidas.

Muchos de nosotros todavía recordamos que cuando éramos niños vagábamos por los pasillos de nuestra escuela primaria y caminábamos bajo el letrero que decía: «La actitud lo es todo». Poniendo los ojos en blanco ante la angustia de la infancia, probablemente no nos creamos este concepto. Pero como adultos, nos dimos cuenta de que resultó ser cierto. Recuerda, «Por todo, gracias».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.